martes, 18 de abril de 2017

El día en que le dije NO a Dios



"Dios muchas veces late detrás de todas nuestras búsquedas"

No soy perfecta y cuanto me alegra descubrirlo y reafirmarlo todos los días. En definitiva debes cada mañana hacer una tregua contigo y reconciliar te con lo más humano  de tu ser.   Debo decir, que es un más milagroso descubrir la divinidad  de Dios a través de mi propias y limitadas fuerzas que a pesar de  gritar con  arrogancia y  orgullo se ven envueltas en tú amor ¡Este si que es un milagro! He intentando tantas veces limitarte hacerte tan pequeño pero ruges con fuerza en mi interior para recordar mi propia fragilidad que se desmorona, que se diluye, que se apaga día tras día, que se marchita...Y sin embargo, aun así juego a ser el dios de mi vida juego hacer el dios de ruinas y  tú amor  a pesar de todo  florece en medio de mis propias ruinas  donde hay muerte tu pones vida y me trasciendes...



Allí me quedo casi estupefacta, no amas mas mis glorias que mis ruinas simplemente me amas sabes quien soy mejor de lo que yo pudiera conocerme y aun cuando mis decisiones no son  acertadas tu plan de amor no se deja limitar por ellas sino que por el contrario lo transformas y lo vuelves todo hermoso, porque en ti solo hay bondad y cada herida que provocas la haces por amor.  He pensado en estos días en tu paternidad y en lo pequeña que soy al intentar si quiera asomarme a tu corazón en las múltiples veces en que te dicho que NO sea por mi falta de confianza o en ultimas porque no te conozco porque si te conociera me lanzaría sin dudarlo al "Si" de tú amor; tantas veces me e sentido culpable que opto por esconderme de tu amor y entonces me pierdo en mis propios juicios provocando profundas heridas olvidando que tú no cargas piedras que tú no haces lo que haría y lo que hago yo. 

Entonces me dejo envolver por tu SI que todo lo puede, todo lo perdona, todo lo hace nuevo me dejo ser en ti y descubro que nada ha pasado que solo fue un raspón que sigues ahí tomando mis brazos, tomando mis tropiezos para recordarme tu fidelidad y la naturaleza de tú corazón que nunca abandona al final terminas sanando cada raspadura con tus manos que también están heridas de amor y que nunca se rinden ante mi humanidad.  No tengo palabras que puedan explicar la presencia de Dios a través de estas letras es como si Dios se tomara el tiempo de escribir para mi y por un momento me dejara presenciar su amor; es como sentirse en casa...Aquella tarde cuando le dije NO a Dios el parecía sonreír desde la Cruz con un rotundo  SI.  

"LA CRUZ SOLO SE ENTIENDE DESDE EL AMOR"




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por inmortalizar sus letras en este lugar